El futuro de la Fórmula 1
23 julio 2013 Las pruebas de pilotos jóvenes que la Fórmula Uno realiza se ha convertido ya en una tradición organizada que permite a los nuevos talentos –y los no tanto como Paffett y Prost– subir a un Fórmula Uno actual, sumar kilometraje y brindar retroalimentación a los equipos que cada vez han tenido menos pruebas durante la temporada, en aras de limitar el desarrollo de los autos y los costos incurridos por ello. Sin embargo, también se ha vuelto la vitrina más importante para conocer al futuro de la F1 y los pilotos que el día de mañana estarán disputando el Campeonato Mundial de Pilotos con las escuadras de la máxima categoría del automovilismo.

Participar en una prueba de esta magnitud, aunque se ha convertido en una extensión de las pruebas de pretemporada, resalta la fe que los equipos tienen en ciertos proyectos así como el respaldo financiero que otros pueden proveer a sus carreras por el alto precio que un día puede llegar a costar -€250,000 en algunos casos, coughyallegarsedefondoscough. Sin embargo no deja de ser extremadamente productivo para las partes involucradas siendo que los equipos pueden evaluar la retroalimentación que los pilotos son capaces de generar y, obviamente, el talento de los mismos, mientras que los patrocinadores pueden saber si realmente vale la pena continuar apoyando o no a cierto talento, especialmente importante en un esquema de academia como el que tienen Red Bull y Ferrari.

Lejos están los días en que Ferrari se podía dar el lujo de tener un probador día y noche en Fiorano antes de serle otorgado un asiento en un auto de Maranello o consiguiéndole una prueba anual en algún equipo con el que se tuviera relación y también lejos en los que cada equipo probaba como podía y quería a sus nuevas promesas, pero se ha convertido en una gran manera de comparar a los nóveles volantes con sus pares en un mismo circuito y poder considerar los tiempos que sus manos logran en circuitos utilizados para eventos de la Fórmula Uno como lo es Silverstone y, antes, la Marina Yas en Abu Dabi

En Silverstone estuvieron principalmente sobresalientes dos hijos de expilotos, Sainz II y Magnussen quienes a bordo de Toro Rosso y McLaren hicieron un trabajo respetable mientras que otros como Rigon y Valsecchi trataron de dar entrada a considerarlos en los asientos de Ferrari y Lotus respectivamente (en el caso de Rigon, al menos, seguir la ruta de Bianchi corriendo en Marussia un rato) que podrían liberarse para la siguiente temporada.

Sin embargo, en esta ocasión la prueba de neumáticos Pirelli y la prueba realizada a Ricciardo en el RB9 de Red Bull Racing fueron los principales captores de la atención mundial pues bien podríamos estar ante los primeros pasos de una futura estrella de la Fórmula Uno.

laplumadelzurdo@gmail.com
 
 
 
 
 
 
 

Grupo Notiauto
Derechos Reservados 2019
www.notiauto.com