La política debe quedar fuera de F1 y NASCAR
6 julio 2020 En las últimas semanas hemos tenido demasiadas demostraciones políticas en eventos deportivos en todo el mundo y en mi opinión no es el lugar para realizar tales actos porque manchan y ensucian la imagen del deporte, en especial dentro del deporte motor que siempre se había distinguido por evitar este tipo de situaciones que solo polarizan y dividen la opinión en lugar de extender la mano para solucionarlas.

El Gran Premio de Austria, arranque de la temporada 2020 de la Fórmula 1, es el ejemplo perfecto, donde las buenas intenciones de un piloto por hacer una demostración pública contra el racismo acabó en un espectáculo que generó únicamente política y división entre los aficionados de la categoría y en la misma organización de la misma.

El piloto del equipo Mercedes, Lewis Hamilton, no usó la playera que todos los pilotos, FIA y FOM acordaron usar con el mensaje “Stop Racism” y prefirió portar una con mensaje diferente que ha causado muertes y destrozos especialmente en Estados Unidos, pero al mismo tiempo el inglés ha sido muy vocal e insistente que todos sus compañeros de la Fórmula 1 se deben unir con el porque es el único piloto negro de la serie, incluso pidiendo que todos se arrodillen en la parrilla de salida, lo que en muchos países y culturas es considerado un grave insulto y una señal de sumisión en lugar de una de unión y lucha contra los diversos problemas de inequidad, razón por la cual varios pilotos no lo hicieron y al hacerlo se ganaron el respeto de la afición.

Al final todas las demostraciones políticas en los deportes, como la que también en sucedió en NASCAR hace unas semanas por un supuesto ataque racial que no sucedió, solo manchan la imagen del deporte en general y lo hacen vulnerable a críticas innecesarias, en el caso de NASCAR los insultos en redes sociales fueron impresionantes en todas direcciones, algo que a la larga sólo le va a costar a NASCAR aficionados y mucho dinero, desafortunadamente la Fórmula 1 va directo en esa dirección.

La intención de ambas organizaciones seguramente no era negativa y buscaban un mensaje positivo y de unión, pero los aficionados se han manifestado muy fuerte contra declaraciones políticas, simplemente no las quieren y tienen razón.

La organización que tiene muy claro este tema desde su inicio son los Juegos Olímpicos, donde está totalmente prohíbo este tipo de desplantes y afiliaciones políticas, llevando consigo la expulsión y descalificación inmediata de los Juegos, ya que el objetivo del deporte es unir y no dividir.

Los deportistas, especialmente los de alto perfil con sueldos exorbitantes que rallan en el insulto, deberían entender que el deporte es una forma de entretenimiento y que sirve como válvula de escape para los problemas de la sociedad y que a lo largo de la historia han unido en lugar de dividir.

Resulta también muy contradictorio que estas demostraciones suceden sólo en países donde hay total libertad de expresión, no es factible que en los Grandes Premios de Rusia y de los Países Arabes tengamos estas demostraciones en los próximos meses, simplemente no las van a permitir y los pilotos como Hamilton van a respetar, entonces lo que hicieron en Austria es un tanto hipócrita porque no hay que protestar donde si hay equidad y libertad, hay que protestar donde no la hay.

En fin, es por lo analizado en este editorial y por toda la división y daño causado que las demostraciones políticas generan, que es muy claro que NO tienen lugar en el deporte en ningún momento, el mundo tiene suficientes problemas como para destruir algo positivo, el deporte une a personas de diferentes ideologías, creencias y razas, demostrando que SI tiene un efecto positivo en la sociedad y hay que dejarlo en paz y no mancharlo.
 
 
 
 
 
 
 

Grupo Notiauto
Derechos Reservados 2020
www.notiauto.com